¿Soy suficiente? Am I good enough?, ¿Sabes cuántas personas a tu alrededor se han hecho esa pregunta? Yo te voy a compartir mi opinión, TODAS. Todo el mundo, lo diga o no, lo exprese o no en algún momento de su vida ha experimentado dudas sobre su capacidad para hacer un trabajo, para ser padre o madre, para generar cierta cantidad de ingreso, para sostener un matrimonio o una familia, para recibir un ascenso, o un aumento salarial.

Si le preguntas a cinco personas que sean muy cercanas a ti y que no tengan temor de ser sinceras/os y vulnerables, todas/os te dirán lo mismo: “sí, me pasó cuando…” y escucharás alguna historia, que igual o diferente a la tuya, te confrontará con algo que es realidad humana 101.

Hay un fenómeno conocido como el “Síndrome del Impostor”y es algo tan común que aún mujeres hermosas y que todas vemos como exitosas, han confesado tenerlo.

¿No me crees? Fíjate en el ejecutivo que tiene que gritar para hacerse escuchar, ¿No piensas que eso es miedo? No hay una sola persona sobre la faz de la Tierra, que pueda estar 100% segura/o de sí el 100% del tiempo. No la hay, la diferencia entre unas y otras, es que unas lo dicen y otras no. Eso es todo.

Cada vez que emprendemos un nuevo camino, cada vez que surge un cambio en nuestra vida, cuando sufrimos una pérdida, cuando se cierra un ciclo y abre otro, pueden invadirnos pensamientos de inseguridad, incertidumbre y temor. Lo importante es reconocerlos como algo normal y esperado y no permitir que estos nos paralicen.

Cada vez que des un pequeño o gran paso, hazlo con la confianza de que puedes, y podrás.  Así como alguna vez hiciste cuando niña/o. ¿Te caíste? sí, muchas veces, y estoy segura de que ni las recuerdas y también estoy segura de que esa niña, ese niño no pensó: “Ay, esto no es para mí, tantas caídas, jamás aprenderé a caminar”. Caerse es parte del proceso. Al fracaso hay que quitarle de encima el estigma, el fracaso es una parte necesaria del camino, una parte imprescindible en la ruta al éxito. Una vez leí un artículo que incluía un résumé de fracasos de alguien que socialmente era considerado alguien muy exitoso, fue revelador y liberador saber que un profesor de la Universidad de Princeton había tenido una serie de fracasos profesionales para estar donde estaba. Primero fue inspirador, porque requiere una valentía a otro nivel el escribir y publicar sobre fracasos personales, pero luego fue realmente alentador poder recibir testimonio sobre el fracaso de una persona que a todas luces ha sido sumamente exitoso. Una cosa NO le restó NADA a la otra.

Comparto aquí el enlace:

https://www.sciencealert.com/why-creating-a-cv-of-failures-is-good-Princeton-professor-viral

Del fracaso no se escapa NADIE. Es una realidad que enfrentaremos cuando emprendamos algo nuevo, ¿Hasta cuándo? Hasta que aprendamos, hasta que demos el próximo paso al frente, nada más.

Así que hoy, decido creerlo, e invitarte a creerlo, soy suficiente, eres suficiente.

Lánzate, camina y atrévete a caer. Con cada paso que des, y tras cada caída de la que te levantes, conocerás una persona que no sabías que estaba dentro de ti.

 

 

By Milly

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *