Introducción a Spiritual Kaizen

Nota: Las entradas al ‘site’ han sido alteradas por un asunto técnico (que no es mi área de expertise) por lo tanto, veremos que este artículo que debió aparecer primero, aparece ahora…

Quiero comenzar describiendo el propósito preliminar de esta página (preliminar, porque creo que todo evoluciona, que todo cambia) y explicando el origen de su título.

Primero debo decir que me apasiona la escritura, que sinceramente amo las palabras (tanto en inglés como en español, y también en ‘spanglish’, los únicos idiomas que conozco).  No me considero una conocedora del diccionario, pero sí alguien que disfruta genuinamente de plasmar en blanco y negro, lo que ve,  lo que siente, lo que vive. Como el fotógrafo vive por la fotografía, con la que expresa su arte; el escritor (o, aspirante a escritora, en mi caso) plasma ideas, conocimiento, reflexiones, colores, imágenes, pensamientos, luz, entretenimiento, sabiduría, arte… a través de las palabras.

Otra cosa que siempre me ha movido es la búsqueda espiritual y básicamente, cualquier tema que tenga que ver con mejoramiento personal, crecimiento espiritual, y transformación.

En mi caso particular, me considero discípula de Jesús: estoy en el proceso de escudriñar y aprender la Palabra de Dios, así que inevitablemente – y porque he visto una restauración MILAGROSA en mi vida y la de quienes amo- compartiré reflexiones basadas en mis vivencias como cristiana, y en Su Palabra.

En fin, esta página nace con el fin de poder compartir lo que más disfruto hacer y a la vez, edificar las vidas de quienes se den la oportunidad de acercarse a ella.

¿Qué significa (para mí) Spiritual Kaizen?

La palabra ‘spiritual’ (espiritual) no creo que requiera mucha definición de mi parte, y es muy posible que yo no sea la mejor persona para definirla. Es una palabra que seguramente tiene 700,000 definiciones ya antes publicadas, pero bueno… una de las cosas que definen a un escritor (o alguien que sueña con serlo) es el hecho de que lee, busca, investiga y claro, le da su estilo o redefine aquello que ya ha sido definido, dándole los matices de su pluma (o de su ‘’laptop”, jaja!). Sin más preámbulo, definamos pues espiritual.

Primero señalemos el origen de la palabra: ésta viene del latín ‘spiritus’ que significa aliento, así que tiene que ver con vida: es lo que separa a un ser vivo de un cadáver; lo espiritual podría ser entonces todo aquello relacionado con nuestro espíritu, con lo que trasciende nuestro cuerpo físico…. Una breve definición de un diccionario establece que es lo relacionado con lo inmaterial o lo esencial del ser humano. Podemos decir entonces que espíritu es lo que llevamos dentro, que no es tangible. Los seres humanos somos seres espirituales, tenemos tres dimensiones que nos definen: mente, cuerpo y espíritu.

Y, Kaizen- una palabra que me fascina y que uso casi a diario-es de origen Japonés y sus dos caracteres por separado significan CAMBIO/PARA BIEN (o para mejorar).

De modo que Spiritual Kaizen, vendría siendo algo así como “restaurando, mejorando mi espiritualidad”.

Comparto con ustedes unas palabras de mi pastor, con las que estoy 100% de acuerdo: “Creo que es imposible la transformación espiritual sin la intervención del Espíritu Santo en nuestras vidas. Su intervención es la que produce en nosotros…”:
“…porque Dios es el que en vosotros produce así el querer como el hacer, por su buena voluntad.” (FILIPENSES 2:13 RVR60)

Y: “Hablar de transformación espiritual requiere de mirar que nuestra fuerza de voluntad o nuestros métodos no funcionan a menos que estén anclados al Espíritu Santo y al Madero”.

 

 

 

 

 

 

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *